Álex Rovira, “un corazón lleno de estrellas”

Álex Rovira es una gran persona y un excelente profesional. Su inmensa serenidad, la paz que transmite y su saber estar dejan una huella indeleble. Sin duda, su templanza impacta y acaricia almas. Cortés, generoso, empático y de gran calidad humana. Es padre, esposo, conferenciante y escritor. Piensa en grande, inspira  y adora a sus perros. Álex Rovira es un “Experto con Alma”.alex-rovira

W.Shakespeare dice: “de todos los posibles conocimientos, el más sabio y útil es conocerse a uno mismo”, ¿cómo te definirías como persona?

Corresponde a mi entorno -mi esposa, mis hijos, mis padres, mis amigos- que lo haga. Es bueno que te definan los demás pero seguramente  te dirían que soy cariñoso, muy  tranquilo, introvertido,  que me gusta la soledad y que aprecio mucho el silencio.

¿Cuál es tu lema? 

“Comprender y no estorbar”. Mi misión es procurar comprender, procurar no estorbar y procurar servir. Siempre estoy muy dispuesto a atender a los demás, cuando lo necesitan, y a no juzgarles.

¿Cómo es tu día a día?

Hay tres tipos de días:1) Los festivos en los que me encanta leer, andar, nadar en verano, practicar el taichí en invierno, la vida familiar y  mis perros. 2) Los que viajo, dos días/semana, que los dedico a actividades  normalmente fuera de Barcelona como puede ser en Italia, Portugal, Inglaterra y otras muchas ciudades de España. Son días que madrugo y procuro dormir en casa con los míos. 3)Y lo días que  trabajo desde casa, me gusta igualmente madrugar y realizar mis tareas varias: llamadas, escribir, dar conferencias, coordinar,…, a día de hoy me siguen llegando muchas entrevistas de México, Colombia, Brasil y USA.

Imagino que gestionas bien tu tiempo…

Tengo una vida ordenada con un equipo excepcional con el que además existe un gran vínculo de afecto y amistad. He construido una estructura muy eficiente y con el tiempo he aprendido mucho a priorizar. Gestiono mis días de manera que me permita tener tiempo para todo y evitar al máximo las angustias innecesarias.

¿A cuál de tus aficiones le dedicas más tiempo?

Me gusta mucho la naturaleza y pasear por el bosque. También el mar y la lectura. Pero diría que en mi vida todo es apasionante porque amo lo que vivo y amo lo que hago.

La magnífica frase de Aristóteles “somos lo que hacemos cada día, de modo que la excelencia no es una acto sino un hábito”, ¿cómo se consigue esa excelencia?

Es correcto. Es una combinación de diferentes inteligencias: la emocional-social (actitud, empatía), la lógica-racional (el conocimiento, el espíritu crítico), la práctica (habilidad), la creativa-espiritual(hábitos) y la ética. Es un trabajo integral. Trabajando la mente, el corazón, las acciones y el bien común. Somos sabiduría-fortaleza-templanza y cuando las tres están en coherencia, son íntegras, aparece la justicia. Son las tres grandes virtudes para que las cosas funcionen.

Somos lo que pensamos y nuestra mente puede ser nuestra aliada o convertirse en nuestra enemiga. ¿Cómo aprender a  relacionarnos mejor con nosotros mismos?

Escuchándonos y procurar estar presente. A menudo las personas están ajenas a sí mismas, proyectadas continuamente a un futuro con una fantasía o una angustia. Tal y como me dijo un día A.Jodorowsky:”la enfermedad está en el futuro y en el pasado”. Mucha gente se pasa toda la vida sufriendo por cosas que nunca pasaran, y otras muchas personas sufriendo por un  pasado que ya ha pasado. Estar presente, en el aquí y ahora. Y no darle tantas vueltas, al final no pensar tanto en nosotros mismos porque cuando más nos convertimos en objeto de nuestro pensamiento más personaje creamos.

Pero cuando empezamos a conocernos  todo cambia…

Sí, totalmente. Es importante conocerse a uno mismo, estar presente, observar  y no juzgarse. No puedes dejar de respirar ni tu corazón deje de latir, tampoco puedes dejar de pensar pero sí que puedes procurar dejar de juzgarte. Lo que es tóxico y lo que inhibe más al conocimiento de aquello que es son las emociones neuróticas y éstas son las que en muchas ocasiones  hace falta trabajar  para tener una cierta serenidad y conectar con lo real, para no tener una interferencia continua.

A todos nos llega un momento duro en la vida. ¿Cómo re-ilusionarnos de nuevo y tener la convicción de que podremos seguir adelante?

Hay momentos en la vida, cuando estás muy mal, que no queda más que rendirte en la crisis del proceso. La mejor manera de liberar es aceptar. En procesos de duelo es imposible ilusionarse y eso se debe aceptar. Después con el tiempo la vida te lleva a otros caminos de luz y te presenta situaciones que te devuelven la ilusión.

La tristeza, la frustración, un duelo, forman parte del proceso natural, se tienen que vivir. Siempre en su dosis justa. No  soy partidario de las imposturas “va venga que debes ser feliz, ánimos”. Lo mejor es callar y abrazar, dar la mano y decir  ”si me necesitas estoy aquí”.

Hacen falta momentos de letargia, de reposo, de inercia en los procesos psíquicos para después recuperar.

¿Cómo conocer nuestro nivel de Autoestima y cómo reforzarla?

Se reconoce en función de cómo te manifiestas y  vemos si te quieres o no te quieres, si te respetas o no te respetas. La falta de autoestima se manifiesta en muchos síntomas.  Paradójicamente, mucha gente con una baja autoestima se gusta pero no se quiere, no se sienten valoradas, dejan su acción en el mundo, se frenan, tienen miedo y necesitan proyectarse públicamente con una perfección.

Querer  es cuidar, comprender, acompañar e inspirar para que aquella persona pueda desplegar su talento y sus facultades. Esto aplicado a uno mismo, la falta de autoestima pasaría por una inacción, por no cuidarse, una falta de respeto a uno mismo, de no permitirse hacer cosas y por una negación de las posibilidades.

La autoestima tiene mucho que ver con el niño interior herido que en su momento no se sintió querido por su padre-madre- entorno y le faltó afecto. Por lo tanto, cuando ya somos adultos, primero se puede revisar los modelos parentales con un buen acompañamiento terapéutico para revisar el estado del yo, tu niño interior  y recuperar la energía, la ilusión, poner palabras en el dolor, en el permiso que te das. También, encontrar herramientas que permitan salir del laberinto como podrían ser la danza, el arte, servir a los demás, y encontrar caminos que permitan conectar con el gozo de vivir.

Una empresa sin personas no tiene razón de ser, son el motor de la organización. ¿Cuáles serían las claves para que los empleados se comprometan?

Tienes que ser muy digno de confianza. Y si haces una buena selección de gente que sea honesta, trabajadora y quiera un sentido en su vida, habrá equipo. Uno para todos, todos para uno

¿Eres de los líderes que da abrazos a sus empleados y cree que eso hace que los problemas se vean diferente?

No sé si soy un líder, lo que sí me gusta es cuidar a la gente. Para mi querer es cuidar.  Somos amigos con las personas de mi equipo, nos apreciamos mucho por tanto, sí nos abrazamos cuando nos vemos y despedimos pero no gratuitamente sino que forma parte del proceso natural en señal de amistad y de reconocimiento.

Son catorce ya los libros que has escrito, ¿cuál ha marcado un antes y un después en tu trayectoria profesional?

Todos han tenido un impacto. Pero hay uno, “la brújula interior” que  es un libro que quiero mucho y que me ha dado muchas alegrías. Cada día, después de catorce años, sigue latiendo.

“La buena suerte” también fue un libro de éxito. Lo prescriben médicos, en las escuelas e institutos. “El laberinto de la felicidad”y “la buena vida”, son libros que también siguen vivos.

La buena suerte de qué variables depende?

Es una construcción subjetiva. Es como la felicidad, uno es feliz con cosas materiales y otra persona con un abrazo. Un golpe de suerte puede ser bueno o malo. La buena suerte se construye con valores, en el libro “los 7 poderes” lo explico, y poniendo en acción aquello que te están dando.  También ha de ser compartida sino no es buena suerte.

¿Qué te resuena?

La buena gente, la  ternura, la generosidad, la franqueza bien intencionada, el respeto, la voluntad de contribuir.

¿Qué te enfada?

La miseria económica y la miseria moral, la corrupción, la falta de justicia social, todo lo que vemos en los grandes partidos políticos.

¿Quién te inspira?

Mis hijos, la buena gente, la naturaleza, un buen libro o una buena película, los perros por su lealtad y bondad.

¿En qué proyectos estás enfocado?

Actualmente estoy trabajando en varios proyectos en paralelo. Estoy muy ilusionado con mi editorial propio y en otros proyectos empresariales. Sigo cuidando muy bien a la gente con la que estoy ahora y hacer que las cosas funcionen. Cuidando el rosal, renovando la tierra…

Me encanta estar en proyectos que creo que tienen sentido, que ayudan a la gente y al mundo.

Tus Favoritos:

Un referente: Gandhi o Mandela

Tu destino: Aquí

Tu fortaleza: la quietud

Tu debilidad: El deseo

Tu canción: el álbum completo “Vida Secreta” de Toti Soler

Tu película: “Dersu Uzala. El cazador” de Akira Kurosawa

Tu Libro: “El hombre que plantaba árboles” de Jean Giono

Tu sueño: La realidad

Tu misión: Aprender a vivir

www.alexrovira.com

 

Infinitas gracias Álex, por este espacio de conversación tan valioso para mí. Te estoy muy agradecida Maestro. Un abrazo enorme y sincero,

Me debes un selfie :-)

Marta Barnils Oms